(dpa) – La automotriz Volkswagen vendió el año pasado 6,23 millones de vehículos en todo el mundo, un 4,2 por ciento más que el año anterior, lo que supuso un récord de ventas para la empresa, según informó la empresa en el salón del automóvil de Detroit.

En diciembre también contabilizó valores máximos en las ventas de los modelos Golf, Passat y Tiguan, con 594.100 autos en total. En comparación con el mes anterior, la cifra supuso un 5,6 por ciento más.

Volkswagen se benefició sobre todo del impulso del negocio en China, allí se entregaron 3,18 millones de vehículos (un 5,9 por ciento más).

«Aquí en Estados Unidos sentamos las bases para convertir a Volkswagen en un gran fabricante de relevancia», dijo el presidente de la automotriz, Herbert Diess, en Detroit. Hasta ahora la participación de la empresa alemana en el mercado era más bien reducida, pero aumentó ligeramente hasta casi el dos por ciento. Según señaló Diess, están trabajando duro para volver a recuperar la confianza tras la polémica por el fraude en las emisiones contaminantes.

En Estados Unidos, donde se destapó el escándalo con millones de motores diésel manipulados en septiembre de 2015, la cifra de ventas se hundió en diciembre un 18,7 por ciento hasta los 30.300 vehículos. Sin embargo, en todo el año la marca registró un 5,2 por ciento más de ventas hasta los 340.000 coches, el primer crecimiento desde 2013.

Ahora la empresa quiere invertir una importante suma en Norteamérica, en concreto 3.300 millones de dólares (2.800 millones de euros) hasta 2020. Hasta entonces se introducirán en el mercado estadounidense al menos dos modelos nuevos, según Diess.

El nuevo Jetta, que presentó la empresa por primera vez en Detroit, jugará un papel central. El responsable en Norteamérica, Hinrich Woebcken, habló de «avances perceptibles» en el regreso de la marca a Estados Unidos.