Buenos Aires, 19 feb (dpa) – La Bancaria, el sindicato que agrupa a los trabajadores de bancos en Argentina, inició hoy una huelga por 48 horas en reclamo de mejoras salariales.

La medida de protesta paralizó este lunes la actividad bancaria, situación que con seguridad se repetirá mañana si las partes en disputa no llegan a un acuerdo.

“Soy consciente de que una medida de fuerza afecta. Lamentablemente se tuvo que tomar porque no quedó otro camino”, expresó hoy el jefe de La Bancaria, Sergio Palazzo, en declaraciones a radio Mitre, de Buenos Aires.

Palazzo reclama para los trabajadores bancarios un aumento salarial del 19 por ciento, pero los bancos ofertaron un nueve por ciento y luego completar el incremento de acuerdo con la inflación de 2018, que el Gobierno argentino asegura que será del 15 por ciento.

La inflación en Argentina alcanzó en 2017 el 24,8 por ciento, casi ocho puntos porcentuales más que el tope que se había planteado el presidente Mauricio Macri.

Frente a la posibilidad de que la inflación de 2018 resulte mayor a la proyectada, el Gobierno modificó el 28 de diciembre pasado la previsión del diez al 15 por ciento.

Palazzo, en tanto, cuestionó la injerencia en la negociación del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, quien, según dijo, ordenó a los bancos “que había que cerrar” la negociación salarial sin acuerdo con el gremio.

“Soy consciente de que (la protesta) tiene un perjuicio para los usuarios de los bancos y por eso pido disculpas”, expresó Palazzo.

La medida de fuerza de los bancarios comenzó dos días antes de una movilización que centrales gremiales opositoras a Macri concretarán este miércoles en el centro de Buenos Aires en protesta por el modelo económico vigente.

En la manifestación, que según los organizadores será masiva, también participarán organizaciones sociales y fuerzas políticas cercanas a la actual senadora nacional y ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

La marcha fue convocada por el poderoso jefe del gremio de Camioneros, Hugo Moyano, investigado por la Justicia junto con una parte de su familia por presuntas maniobras irregulares al frente del sindicato.

Moyano aseguró que el Gobierno de Macri se encuentra detrás de las acusaciones.