Rudigullithi, Seedorf y Van Basty: el fútbol “holandés” invade Brasil

0
20

Río de Janeiro, 10 feb (dpa) – Así como el fútbol brasileño se destaca casi siempre por su alto nivel y por la elegancia de sus figuras, en otras ocasiones lo que llama la atención son los insólitos apodos que los jugadores eligen para desarrollar sus carreras.

Edson Arantes do Nascimento es conocido en todo el mundo como Pelé. Marcos Evangelista de Morães responde al apodo de Cafú, y Neymar da Silva Santos Júnior es, simplemente, Neymar. Los apodos son una marca distintiva del fútbol brasileño, pero, a veces, se terminan volviendo más importantes que el propio jugador.

En el campeonato estadual de Río Grande del Sur, en el que participan equipos de la talla de Gremio e Internacional, se da un caso muy particular. Tres futbolistas, integrantes de equipos chicos, se volvieron conocidos por sus apodos de talante “holandés”: Vitor Seedorf, Van Basty y Rudigullithi.

En entrevista con el portal “GloboEsporte”, Vitor Seedorf, de apenas 16 años e integrante del equipo Avenida (que venció a Gremio) explicó que su apodo deviene de la ocurrencia de un entrenador, que simplemente le preguntó si podía llamarlo como el ex centrocampista de Real Madrid, Milan e Inter, entre otros.

“Creo que mi estilo de juego es parecido al de él. Soy un jugador que va al frente”, dijo el joven.

Van Basty Sousa, por su parte, juega en el club Cruzeiro de Río Grande, que también venció al Gremio. Su padre era fanático del delantero holandés Marco Van Basten, y por eso lo homenajeó con el nombre de su hijo.

El tercer “holandés” en cuestión es Rudigullithi da Silva Henrique, quien integra el plantel de Sao Paulo de Río Grande y cuyo nombre se debe a la idolatría de su padre por Ruud Gullit, el delantero holandés que brilló en la década del ’80.

“Antes me daba vergüenza en la escuela: las profesoras nunca acertaban mi nombre. Pero, después de un tiempo, me acostumbré”, relató el jugador, quien desconoce el motivo por el que su padre “brasilerizó” la caligrafía de su nombre (en portugués, a las palabras que terminan con “t” se les agrega una “i” final).

No son éstos los únicos nombres singulares en el campeonato estadual de Río Grande del Sur. Juninho Bolt, quien debe su apodo al velocista jamaiquino, y Gustavo Xuxa, en referencia a la popular animadora de programas de TV para niños, son algunos de ellos.

Los apodos estrafalarios de los jugadores no son sólo propiedad de este torneo estadual, sino que se reparten por todo Brasil. En el Vasco da Gama, juega el defensor Pikachu, que convirtió un gol frente a Universidad de Concepción de Chile por la Copa Libertadores y se convirtió en el primer “Pokemón” en anotar en la competición continental.

Allan Delon, por el reconocido actor francés, Alan Kardec, en homenaje al pedagogo espiritista, y Creedence Clearwater Couto, quien, con su nombre de banda de música paseó su fútbol por las canchas de todo el país, fueron otros de los jugadores brasileños que se volvieron famosos mucho más por sus nombres insólitos que por su desempeño con la pelota.