(dpa) – Inmerso en una evidente crisis de resultados, juego y confianza, el Real Madrid alivió hoy sus penurias con una imprescindible y abultada victoria 4-1 sobre el Valencia.

El rotundo triunfo blanco en la Liga española y los dos goles del portugués Cristiano Ronaldo desde el punto de penal no escondieron las carencias de un equipo que sigue sin transmitir buenas sensaciones después de su sorprendente eliminación esta semana de la Copa del Rey a manos del Leganés.

«Estoy muy contento porque hicimos un grandísimo partido; había que hacerlo en un estadio nada fácil con un equipo que está andando bien en la Liga, por delante de nosotros», afirmó Zinedine Zidane tras la segunda victoria consecutiva de su equipo en Liga.

«Jugamos muy bien, tuvimos una posesión muy larga en la primera parte e interpretamos muy bien el partido tácticamente», destacó, aliviado, el técnico galo.

Los diversos e inesperados tropiezos del Real Madrid en las últimas semanas lo habían colocado en el disparadero.

De ahí lo rescataron hoy los dos goles de penal Cristiano Ronaldo, en el minuto 16 y en el 38′; el del acertado Marcelo, en el 84′, y la guinda, en el 89′, del alemán Toni Kroos. El gallego Santi Mina recortó distancias para el Valencia en el 58′.

Y es que no todo el mundo radiografió el partido con tanto optimismo como el técnico blanco. Su equipo se mostró certero en las cuatro acciones de gol. Pero su juego estuvo lejos de atropellar a un Valencia que pudo recortar distancias ya antes de que Mina anotara su gran gol rondando la hora de partido.

Luego, los dirigidos por Marcelino García Toral se estrellaron con Keylor Navas en su ocasión más clara para poner el 2-2.

«Es cierto que en la segunda parte sufrimos durante 20 minutos y que Keylor nos salvó», asumió Zidane.

El arquero costarricense protagonizó una atajada de balonmano al despejar con su pierna izquierda un disparo de Dani Parejo que llamaba a gol, cuando el Real Madrid estaba totalmente desbordado.

«El primer tiempo estuvo muy igualado. El Madrid nos hizo muy poquito y con muy poco se nos puso 0-2. Dos penaltis es mucha desventaja para nosotros», analizó Marcelino.

«En el segundo tiempo se ha visto un equipo con orgullo y convicción y hemos estado a punto de empatar. En el tramo final, acusamos el tremendo esfuerzo del partido y el acumulado del miércoles. El tercer gol nos hizo bajar los brazos y pensar que no teníamos opciones», añadió el entrenador del Valencia, que el próximo jueves se medirá al Barcelona en las semifinales de la Copa, el domingo al Atlético de Madrid en Liga y el siguiente jueves de nuevo al Barcelona en Copa.

Costó ver en el juego del Real Madrid los signos de recuperación que Zidane lleva anunciando desde hace semanas y la superioridad táctica que hoy proclamó el técnico galo.

El triunfo, en cualquier caso, permitió al vigente campeón recortar distancias respecto al Valencia, que mantuvo su tercera posición con 40 puntos y un partido más que los blancos. Por delante de ambos continúan Atlético de Madrid (43) y Barcelona (54), que mañana jugarán sus partidos por la vigesimoprimera fecha.

La presencia de la afamada BBC (Benzema, Bale y Cristiano) en el once de salida no resultó especialmente intimidatoria y Zidane optó por sentar al desacertado Bale y a Benzema después de que Keylor salvara el empate a dos en el 65′.

La entrada en cancha de Lucas Vázquez y Marco Asensio y el evidente cansancio de los valencianistas reavivaron a un Real Madrid que cerró y adornó el marcador con dos buenos goles de Marcelo y Kroos.

El 4-1 fue un castigo demasiado severo para un Valencia que sumó su segunda derrota consecutiva en Liga, dio vida a sus perseguidores y sembró ciertas dudas antes de medirse al Barcelona en de Copa.

«Me hago la pregunta de si tenemos la capacidad de dominar al Barcelona o al Madrid los 90 minutos», se cuestionó Marcelino.

Con goles, como ante el Deportivo en la pasada fecha, el Real Madrid acalló las críticas y alargó el crédito de su entrenador.

Los gallegos, precisamente, vivieron hoy otra desafortunada jornada después de que el Levante lograra empatar 2-2 un duelo que los hombres de Cristóbal Parralo dominaron por 2-0 durante 80 minutos.

El Villarreal, en cambio, se dio un festín en su casa ante la atribulada Real Sociedad con una goleada 4-2 que lo mantuvo firme en la quinta posición con 37 puntos. Víctor Ruíz abrió el marcador para los locales en el 5′; y Pablo Fornals (17′), Carlos Bacca (20′) y Samu Castillejo (34′) lo ampliaron en una primera parte de ensueño.

Para los vascos, que sólo cuentan con seis puntos de ventaja sobre la zona roja, anotaron Llorente en el 24′ y William José en el 58′.

En el otro duelo de hoy, el colista Málaga y el Girona empataron sin goles en un choque que los andaluces concluyeron con diez por la expulsión por doble amarilla del uruguayo Gonzalo Castro en el 77′.

Por Noelia Román