Wellington, 13 mar (dpa) – Una empresa californiana presentó hoy un “taxi aéreo” autónomo en Christchurch, Nueva Zelanda, que aspira a revolucionar el transporte aéreo privado en la próxima década.

La empresa Kitty Hawk, que opera como Zephyr Airworks en Nueva Zelanda, mostró el vehículo aéreo autónomo, llamado Cora, que tiene un aspecto a medio camino entre el aeroplano y el dron.

“Esta aeronave representa la evolución del ecosistema de transporte hacia uno que responda al desafío global del tráfico y la congestión, y que sea más respetuoso con el planeta”, dijo la alcaldesa de Christchurch, Lianne Dalziel.

“Esta es una aeronave totalmente eléctrica que se eleva en el aire como un helicóptero, vuela como un avión y después aterriza de nuevo como un helicóptero”, explicó.

El aparato ha sido desarrollado por Kitty Hawk, que está dirigida por Sebastian Thrun, quien estuvo a cargo previamente del desarrollo de los vehículos autónomos de Google como director de Google X.

La combinación de energía eléctrica, el software de conducción autónomo y el despegue vertical es pionera en el sector del transporte aéreo.

“Cora es el comienzo de un viaje hacia los vuelos diarios, donde el transporte aéreo se introducirá en nuestras vidas cotidianas”, indicaron los creadores en un comunicado.

La empresa ha estado probando en secreto sus “automóviles voladores” desde octubre de 2017 en la región de Caterbury, en la Isla Sur de Nueva Zelanda.

Aunque Kitty Hawk no ha establecido un marco temporal para el lanzamiento de Cora, el director de Zephyr Airwork, Fred Reid, contó a los medios locales que hay “una buena posibilidad de hacerlo en un futuro relativamente cercano” y que la empresa se está esforzando por conseguir ofrecer servicios limitados en Nueva Zelanda en los próximos tres o seis años.