(dpa) – El Gobierno del estado brasileño de Minas Gerais decretó hoy la situación de emergencia sanitaria en 94 de sus municipios debido al aumento de casos de fiebre amarilla en la región.

La disposición implementada por el Gobierno del estado, en la región sudeste del país sudamericano, permite a las autoridades locales durante 180 días “adquirir insumos, materiales y contratación de servicios estrictamente necesarios para atenciones de emergencia” sin la necesidad de realizar licitaciones públicas.

La medida, publicada hoy en el Boletín Oficial del Estado, abarca tres regiones del estado: Belo Horizonte, capital de la gobernación, Itabira (Región Central) y Ponte Nova, en el límite con el estado de Río de Janeiro.

Las autoridades brasileñas reportaron en los últimos días un fuerte aumento de los casos de fiebre amarilla en la región sudeste, que tiene la mayor densidad de población del país y abarca los estados de Sao Paulo, Minas Gerais y Río de Janeiro.

Según medios locales, la secretaría de Salud del estado de Sao Paulo informó que desde enero del año pasado han muerto 36 personas en la región tras haber contraído la enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró esta semana zona de riesgo de la enfermedad a todo el estado de Sao Paulo. Asimismo, otros 15 estados y la capital, Brasilia, están bajo observación por posibles casos de contagios, explicó el organismo.

Debido al brote de la dolencia, esta semana se formaron largas colas en centros médicos de los estados de Sao Paulo y Río de Janeiro para recibir la dosis de la vacuna contra la enfermedad.

Asimismo, el Ministerio de Salud anticipó para el jueves el inicio de una campaña de vacunación contra la enfermedad, con la expectativa de inmunizar a 7,3 millones de personas en 54 municipios de Sao Paulo y a 7,7 millones en 15 municipios de Río de Janeiro.

La fiebre amarilla es una enfermedad viral transmitida por mosquitos que puede conducir a la muerte en algunos casos. La enfermedad se caracteriza por causar en los afectados una coloración amarilla en la piel (ictericia), así como fiebre, dolor de cabeza y vómitos, entre otros síntomas.

La dolencia es endémica en varias zonas tropicales de Sudamérica, Centroamérica y África.