Washington, 13 mar (dpa) – Mike Pompeo, que sustituirá a Rex Tillerson como secretario de Estado norteamericano, es un ferviente defensor de Donald Trump. El hasta ahora director de la CIA, de 54 años, es de tendencia ultraconservadora.

A Pompeo se le considera un halcón (defensor de la línea dura) y en varias ocasiones se mostró a favor de romper el acuerdo nuclear de la comunidad internacional con Irán. Daría también la bienvenida a un cambio de régimen en Corea del Norte.

Desde los servicios secretos estadounidenses se le suele describir como el seguidor más leal a Donald Trump, a quien defendió en numerosas ocasiones frente a las críticas. Según las informaciones, se ganó al presidente sobre todo en las reuniones informativas sobre seguridad.

Es un seguidor del ultraconservador Tea Party, que impulsa un giro a la derecha entre los republicanos desde hace años. Se graduó en la Academia Militar de West Point y en la Universidad de Harvard.

Desde 2011, Michael Richard Pompeo fue diputado por Kansas en la Cámara de Representantes, antes de pasar a dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en 2017. Su designación fue aprobada entonces por 66 votos a favor y 32 en contra en el Senado.

Durante la campaña a las presidenciales de 2016 fue un destacado crítico de la candidata demócrata, Hillary Clinton. Apoyó públicamente al director del FBI, James Comey, por retomar la cuestión de los correos electrónicos privados de Clinton poco antes de los comicios.

A Pompeo se le considera trabajador pero también agresivo hacia sus subalternos.