Moscú, 20 feb (dpa) – El conflicto entre Turquía y los kurdos amenaza con dividir Siria, alertó hoy el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavov, en medio de una escalada del conflicto en la región kurda de Afrin, en en noroeste del país.

Es inaceptable que el “problema kurdo” se utilice para sembrar el caos en la región y para dividir, dijo hoy en Moscú.

El jefe de la diplomacia rusa se mostró convencido de que Turquía sería capaz de resguardar sus intereses de seguridad en diálogo con el Gobierno sirio.

Lavov dijo comprender tanto la postura de Turquía, que ataca a las milicias kurdas Unidades de Protección Popular (YPG) por considerarlas terroristas, como a los kurdos. En cualquier caso, la cuestión debe resolverse respetando la unidad territorial de Siria, señaló.

El Ejército turco lanzó hace justamente un mes una ofensiva militar contra las milicias kurdas YPG en Afrin, desatando numerosas críticas internacionales. La violencia escaló cuando Damasco envió hoy a milicias aliadas en apoyo de los kurdos, lo que fue respondido por bombardeos por parte de Turquía. Ello supone un enfrentamiento directo entre Damasco y Ankara en la región kurda.

El político ruso de Exteriores Dmitri Novikov calificó la situación en Afrin de dramática. Rusia debe trabajar porque el conflicto armado no se expanda, señaló.

En la guerra, Rusia es un importante aliado del Gobierno sirio, mientras Turquía apoya a la oposición. Sin embargo, Rusia y Turquía llevan tiempo colaborando juntos en la búsqueda de una solución pacífica y lanzaron junto a Irán una iniciativa paralela a la mediada por Naciones Unidas.