La labioplastia es una intervención delicada pero poco agresiva, que se efectúa bajo anestesia local, y cuyo tiempo de recuperación total es de entre tres y cuatro semanas, habitualmente la paciente se puede reicorporar a su vida laboral entre 5 y 7 días.

Este tipo de cirugías, buscan mejorar la apariencia de la vagina. Consiste en remover el exceso de tejido que hay en la vulva o en rellenar los labios vaginales menores. De esta manera consigue reducir la hipertrofia o agrandamiento excesivo de los labios menores de la vulva, y se recupera la simetría de los mismos. La apariencia posterior es excelente y la sensibilidad no se pierde en absoluto.

Algunas labioplastías también incluyen agrandamiento del clítoris para obtener mayor placer sexual.

Es una cirugía sencilla que suele durar aproximadamente una hora y aunque es muy popular entre las mujeres, aún no supera otros procedimientos como la liposucción o los implantes de seno.

Anteriormente, la labioplastía o cirugía genital, estaba destinada únicamente para aquellas mujeres que presentaban dolor durante la actividad física o durante las relaciones sexuales, sin embargo, en la actualidad cada vez más mujeres se someten a este procedimiento para mejorar la apariencia de su vagina.

Es una intervención que con una buena técnica, prácticamente en todos los casos presenta excelentes resultados y que permitirá posteriormente disfrutar de una vida íntima y social más confortable.

Pionero en labioplastias en Barcelona

El Dr. Miguel Barroeta tiene más de 30 años de experiencia en cirugía vaginal o ginecológica avanzada en diversos Centros. Pionero en labioplastia Barcelona, brinda consultas también en Madrid y Sevilla.
Ha sido Jefe de Servicio de Ginecología en Hospitales públicos de la red asistencial catalana durante nueve años, y ha desarrollado innovadoras técnicas de cirugía vaginal tradicional.

Para el Dr. Barroeta es sumamente importante una mayor información médica sobre esta intervención, ya que se han observado muchos casos de mujeres que han sido intervenidas por médicos no especializados, con resultados dramáticos, ya que se está hablando de un área de absoluta sensibilidad, una mala práxis en esta zona pone en riesgo la capidad sensorial del placer sexual femenino.

El factor psicológico

No es habitual para una mujer de este tiempo pensar en sí misma debido a la carga laboral y familiar que, cómo se sabe, mantienen a las mujeres en desigualdad respecto a los hombres.

Pero si se añaden aspectos físicos como la existencia de unos genitales defectuosos, ya sean adquiridos o genéticos, como unos labios vaginales desmesurados, una vagina amplia con problemas provocados por partos mal atendidos (cicatrices anómalas y dolorosas, caída de órganos como la vejiga urinaria o recto, incontinencias de orina, etc.) se entiende perfectamente que mucha mujeres que sufren este tipo de problemas sufran un calvario en su intimidad.

Psicológicamente es muy difícil hacer frente a tal cúmulo de situaciones negativas. Cuantas veces mujeres jóvenes deseosas de relacionarse con grupos de su misma edad se inhiben ante la posibilidad de tener que descubrir los defectos que las angustian. Las situaciones posibles son innumerables: compartir vestuarios de clubs, mantener relaciones sexuales, desinhibirse en playas, piscinas etc, realizar algunos tipos de ejercicio físico como bicicleta, equitación, etc.

¿Qué ocurre cuando una mujer en los pocos ratos libres que se dedica a ella misma debe renunciar a ellos por causas que tienen arreglo? Es fácil que trastornos de índole estética y físicos sean germen de cuadros depresivos que impiden el normal desarrollo de la personalidad de una mujer.

En opinión del Dr. Barroeta, la operación de labioplastia merece una gran defensa, imprescindible para evitar males mayores y devolver un status de normalidad a todas las mujeres que sufren en silencio y que nunca han sido entendidas cuando el temor y la tristeza se han apoderado de ellas por estas causas.

Para el Dr. Barroeta aquellas mujeres que se encuentren en este tipo de circunstancias, deben participar animosamente, y sin complejos, de normalizar siempre su físico con la cirugía adecuada que permita reparar estos problemas. En este sentido cabe mencionar que lo que se entiende como cirugía vaginal estética, incluye la labioplastia, y también la vaginoplastia, la himenoplastia y otras intervenciones específicas de los genitales femeninos.