Bruselas, 19 mar (dpa) – La OTAN comenzó a mudarse a su nuevo cuartel general en Bruselas, en un proceso que durará unos tres meses, según informó hoy el organismo internacional.

Durante el traslado de los cerca de 4.000 trabajadores y diplomáticos seguirá funcionando la antigua sede. La nueva central de la OTAN está muy cerca de la anterior, en el noreste de la capital belga.

En realidad, la OTAN tenía previsto realizar el traslado a principios de 2017, pero hubo problemas con el sistema de telecomunicaciones que retrasaron los planes.

Para proteger el edificio de posibles ataques terroristas y ciberataques se desarrolló un sistema de seguridad que incluye más de mil cámaras y controles de acceso con reconocimiento de iris.

El coste del nuevo edificio, de unos 254.000 metros cuadrados, se estima actualmente en 1.170 millones de euros (1.440 millones de dólares). “El coste final se calculará cuando se haya concluido la mudanza”, explicó un portavoz de la OTAN.

La nueva sede empezó a construirse en 2010 y consta de varias alas unidas por un gran vestíbulo. Visto desde el aire, parecen varios dedos entrecruzados, un diseño pensado para simbolizar la cooperación atlántica.