La consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, ha asegurado hoy que atajar y revertir la situación de envejecimiento y despoblación del campo asturiano requiere políticas públicas que pasen, entre otras medidas, por la elaboración de un plan estratégico para dotar la zona de infraestructuras de telecomunicación y favorecer el acceso a internet. “Sin internet no hay futuro”, ha precisado.

Otra de las medidas que ha propuesto es el establecimiento de un régimen singularizado para las empresas y autónomos que desarrollen su actividad en estas áreas, que incluya bonificaciones fiscales y de la Seguridad Social.

Álvarez, que ha realizado estas declaraciones en la inauguración de la jornada El medio rural en diez minutos, organizada por la Red Asturiana de Desarrollo Rural, también considera necesario un programa específico para asegurar “la dotación de servicios básicos de ciudadanía rural, como la sanidad, la educación, el transporte, las comunicaciones o la cultura”, con el fin de que los habitantes de estas zonas “dispongan de las mismas oportunidades que quienes viven en las ciudades, sin olvidar medidas de conciliación”, ha afirmado.

La consejera ha recordado que Asturias es “sinónimo de actividad ganadera”, ya que del total de la producción final agraria, el 87,5% lo aporta la ganadería y el 12,5% restante, la agricultura. En este sentido, ha añadido que la producción ganadera en la comunidad está vinculada en un 80% al bovino.

También ha indicado que en el Principado se producen principalmente leche y carne en unas 16.300 explotaciones, que manejan cerca de 413.000 cabezas de ganado sobre una superficie agraria útil de 579.287

hectáreas. “Sin embargo, Asturias es mucho más, porque tenemos otras producciones como porcino, ovino, caprino, fabas o manzana y están en expansión nuevos productos como los frutos rojos o los kiwis”, ha valorado, al tiempo que ha subrayado las “grandes posibilidades” del sector forestal. A su juicio, además de apoyarse en la actividad vinculada al sector primario, el medio rural debe incorporar “nuevos escenarios de diversificación económica para la creación de riqueza y de empleo, en particular entre los jóvenes y las mujeres”.

El sector agroalimentario es, según la consejera, “el de mayor potencial de expansión económica, dinámico y multifuncional, con una presencia que permite multiplicar la participación en el PIB regional de las producciones primarias desde el 1,5% hasta el 20%”.

“La experiencia de más de veinte años de políticas territoriales rurales en Asturias demuestra que la articulación de estas medidas de base local y perspectiva global, apoyada en modelos con alta participación social como por ejemplo el Leader, es el camino seguro para la diversificación y la creación de actividad económica estable”, ha añadido.