(dpa) – Unas 130.000 hectáreas de campos fueron destruidas por diferentes incendios en la provincia argentina de Mendoza, situada al oeste del país y cerca del límite con Chile, informaron hoy fuentes oficiales.

El trabajo de los bomberos, apoyados por aviones hidrantes, y la lluvia caída este lunes sobre la zona afectada por las llamas permitieron detener el avance del fuego en una superficie destinada a la cría de ganado, dijo Marcelo Mosiejchuk, coordinador regional del Servicio Nacional de Manejo del Fuego, en declaraciones publicadas por el diario provincial “Los Andes”.

“El panorama que tenemos hoy es mucho más auspicioso (que en los últimos días). Los focos de incendio que quedan activos están contenidos”, agregó el funcionario.

El presidente argentino, Mauricio Macri, sobrevoló hoy la zona de los incendios junto al gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, informó la agencia de noticias estatal Télam.

Uno de los incendios que comenzó hace una semana y todavía se encuentra sin control de los bomberos está localizado en el sur de Mendoza, a unos seis kilómetros de la ciudad de San Rafael, cercana a la Cordillera de los Andes.

Otros dos focos afectaron al departamento de Alvear, también en la región sur de la provincia.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable argentino indicó en un comunicado que en esta época del año los pastizales y los bosques “pierden su humedad y se transforman en depósitos de combustible que quedan expuestos a la actividad humana, principal causa de generación de fuego ya sea por descuidos o negligencias”.