Berlín/Madrid, 12 abr (dpa) – Mientras el líder separatista catalán Carles Puigdemont espera una decisión de la Justicia de Alemania sobre su entrega a España, miembros de las Fiscalías de ambos países se reunirán en la ciudad holandesa de La Haya para intercambiar información, informó ayer la Fiscalía de Schleswig-Holstein.

“La Fiscalía General recabará información adicional, por eso el fiscal general acudirá con una compañera a La Haya para participar en un encuentro con representantes de las autoridades españolas”, señaló a dpa la fiscal de Schleswig-Holstein Wiebke Hoffelner.

El encuentro tendrá lugar en la sede del Eurojust, el organismo encargado de reforzar la cooperación judicial entre los estados miembros de la Unión Europea (UE).

Desde los ministerios públicos de Alemania y España evitan por el momento dar más detalles sobre la cita pero apuntan que es “habitual” que haya “comunicaciones” entre las fiscalías de dos países cuando se ha cursado una euroorden.

“No vamos a dar más datos sobre el proceso de entrega (de Puigdemont) que está en curso”, manifestó hoy una vocera de la Fiscalía de Schleswig-Holstein. Un mensaje similar se enviaba también desde la Fiscalía española, que añadía que “no es raro” que se produzca un encuentro presencial entre fiscales de dos países cuando se ha dictado una orden de detención europea.

Puigdemont, destituido como jefe del Gobierno de Cataluña en octubre, fue detenido en Alemania el 25 de marzo y enviado a prisión de forma provisional en virtud de una orden europea de arresto cursada por el Tribunal Supremo español por delitos de rebelión y malversación de fondos públicos en relación a sus planes independentistas.

La semana pasada, la Justicia alemana decidió ponerlo en libertad bajo fianza y descartó el delito de rebelión para su posible entrega a España, que se decidirá en los próximos días.

La decisión fue recibida con gran decepción en España, donde tanto la clase política como la jurídica entienden que el líder separatista ejerció la violencia y perpetró, por lo tanto, el delito de rebelión por el que en España podría cumplir hasta 30 años de cárcel.

En este sentido, la reunión prevista en La Haya se percibe como una oportunidad para que Madrid facilite más datos a la fiscalía alemana antes de que el Tribunal Regional Superior de Schleswig-Holstein decida definitivamente sobre el futuro de Puigdemont.

La decisión del tribunal alemán sobre el delito de rebelión suscitó en los últimos días tensiones entre España y Alemania, especialmente a raíz de unas supuestas declaraciones de la ministra alemana de Justicia, la socialdemócrata Katarina Barley.

Según la información publicada por el diario “Süddeutsche Zeitung”, la ministra tildó de “absolutamente correcta” la decisión de la Justicia alemana y opinó que no sería fácil para España argumentar la entrega de Puigdemont por un delito de malversación de fondos públicos, pese a que la postura oficial de su Gobierno siempre fue considerar el tema catalán un asunto “interno” de España.

El martes, Rajoy quiso zanjar la polémica asegurando que la actuación del Gobierno de Angela Merkel en este asunto es “modélica”.

Hoy, la Comisión Europea respaldó la decisión de la Justicia alemana al afirmar que “actuó conforme a las normas”. “Mis expertos no me han anunciado o alertado sobre ninguna aplicación incorrecta de la orden de detención europea en Alemania”, dijo ayer en rueda de prensa en Bruselas la comisaria europea de Justicia, Vera Jourová.

La responsable europea rechazó también la ampliación de la lista de 32 delitos que permiten una entrega automática a un país de una persona reclamada por la Justicia, que no incluye el de rebelión.

“No he recibido ninguna petición de ningún Estado miembro (de la Unión Europea). Tuvimos un debate con nuestros colegas españoles el año pasado pero ese diálogo no ha continuado”, añadió.

Por Ana Lázaro y María Prieto (dpa)