(dpa) – El Gobierno liderado por la canciller Angela Merkel estima que más de un centenar de niños, hijos de alemanes que viajaron a zonas de Siria e Irak para unirse a las filas de la milicia terrorista Estado Islámico (EI), podrían retornar al país europeo, publicó hoy el diario «Die Welt».

En base a la respuesta gubernamental a una cuestión parlamentaria formulada por Los Verdes a la que tuvo acceso, el rotativo conservador señaló que Berlín dispone en la actualidad de información de que más de cien menores, en su mayoría bebés y niños de corta edad, podrían volver al país de sus progenitores.

La experta en temas de Interior del partido Los Verdes, Irene Mihalic, calificó de insuficientes las cifras facilitadas y criticó al Gobierno alemán por remitirse a una información «vaga» en vez de a una base de datos objetiva.

«Es urgente contar con un conocimiento fehaciente para que la reintegración en la sociedad pueda tener éxito», indicó. Mihalic exigió además la puesta en marcha de una red de prevención en todo el país, en aras de combatir la radicalización de los menores antes de que se produzcan ataques concretos.

La pérdida de los principales bastiones del Estado Islámico en Siria e Irak en 2017 mantiene en alerta a los servicios secretos internos de Alemania, quienes estiman que el repliegue de la milicia terrorista tendrá como consecuencia el retorno de combatientes alemanes y de sus familias.

«Todavía no se ha producido una gran oleada de yihadistas retornados, pero se puede observar el regreso de mujeres, jóvenes y niños», señaló en diciembre el presidente de los servicios de inteligencia de Alemania, Hans-Georg Maasen, a la agencia dpa.

En Alemania rige en la actualidad una gran alerta antiterrorista después de que el año pasado se registrasen tres atentados que fueron reivindicados por la milicia terrorista Estado Islámico (EI). El más grave tuvo lugar en Berlín en diciembre y se cobró la vida de 12 personas, además de dejar medio centenar de heridos.