Estambul/Damasco, 20 feb (dpa) – El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció hoy que sus tropas sitiarán la ciudad siria de Afrin, controlada por las milicias kurdas.

“En los próximos días” quedará rodeado el centro de la ciudad, aseguró Erdogan ante miembros de su partido AKP en Ankara. “De esa forma se bloqueará la ayuda desde el exterior y la organización terrorista no tendrá la posibilidad de comerciar con nadie”.

El Ejército turco se encuentra a más de 17 kilómetros de Afrin, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos. Turquía inició la ofensiva contra la milicia Unidades de Protección Popular (YPG) hace un mes en el noroeste de Siria.

Las YPG y el Gobierno de Siria están negociando el envío de tropas gubernamentales a la región de Afrin para apoyar a los combatientes kurdos, pero estos últimos acusan a Rusia de estar impidiendo el acuerdo con Damasco.

Las YPG son aliadas de la coalición liderada por Estados Unidos contra la milicia terrorista Estado Islámico (EI), pero Turquía las acusa de estar vinculadas al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), una organización turca prohibida y considerada terrorista tanto por Turquía como por Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

Por otra parte, el Observatorio denunció hoy también la muerte de al menos 100 civiles en los ataques contra la zona rebelde de Guta Oriental, cerca de Damasco. La cifra de muertos es la más alta en un solo día desde hace tres años.

Entre las víctimas hay más de 20 niños y 15 mujeres, señaló el Observatorio. Aviones y helicópteros realizaron decenas de ataques sobre Guta Oriental, que fue bombardeada además por la artillería.

La zona es una de las últimas que aún está bajo control de los rebeldes y lleva meses rodeada por el Ejército. Unas 400.000 personas se encuentran aisladas del mundo exterior por el bloqueo y las organizaciones de ayuda denuncian que la situación humanitaria es catastrófica pues escasean los alimentos y las medicinas.

La organización de ayuda UOSSM aseguró además que cinco hospitales de Guta Oriental fueron bombardeados a propósito y quedaron inservibles. “Este podría ser uno de los peores ataques en la historia siria”, afirmó el gerente de UOSSM Zedoun Al Zoubi. “Atacar y matar a civiles es un crimen de guerra”.