Münster/Berlín, 8 abr (dpa) – El hombre que embistió con su furgoneta una concurrida plaza en el centro de Münster, en el noroeste de Alemania, matando a dos personas e hiriendo a más de veinte, actuó solo y sin motivación política alguna, informó hoy la Policía.

Los investigadores se afanan actualmente por intentar echar un poco de luz sobre el motivo que pudo empujar a un hombre de 48 años a arrollar la popular terraza de un famoso restaurante de la ciudad de poco más de 300.000 habitantes y después quitarse la vida con un arma de fuego en el interior del vehículo.

Tras registrar los cuatro pisos del autor del atropello, la Policía no ha encontrado indicio alguno de que hubiera una motivación política en el crimen. “Hemos registrado desde el sábado por la tarde hasta toda la noche los pisos del atacante”, declaró hoy el director de la Policía de Münster, Hajo Kuhlisch.

Dos de ellos están en el este de Alemania, dos en Münster. Durante las inspecciones de las viviendas no se encontró “indicio alguno de un trasfondo político”, indicó. En base a ello, los investigadores creen que “el motivo y la causa están dentro del propio autor”.

Esto es lo que se sabe por ahora, comentó, no obstante, Kuhlisch. Para tener algo definitivo habrá que esperar aún un tiempo, agregó.

En el registro de uno de los pisos del atacante, la Policía halló una metralleta del tipo AK47 no apta para ser usada. Los agentes encontraron solo un arma decorativa y petardos. Por medidas de seguridad, los especialistas volaron la puerta del piso antes de que los agentes entraran en la vivienda.

La furgoneta también fue registrada con mucho cuidado ante el temor de que pudiera contener un artefacto explosivo, pero no fue el caso. Los investigadores encontraron el arma con el que el autor del atropello se suicidó, así como armas de fogeo y cerca de una docena de petardos.

Por su parte, la fiscal superior Elke Adomeit también informó de que “en base al estado actual de las investigaciones solo se puede decir que por el momento no hay indicio alguno de una motivación política, o que haya otras personas involucradas”.

El ministro de Interior de Renania del Norte-Westfalia, Herbert Reul, declaró previamente que “no hay nada de momento que apunte a un trasfondo islamista”. “Con gran probabilidad se trata de un hombre que actuó solo, un alemán, sin trasfondo islamista”. De acuerdo con informaciones de dpa, se trataría de una persona con trastornos mentales.

El hombre era conocido por la Policía por tres procesos en Münster y uno en Arnsberg, explicó Adomeit. Los expedientes datan de 2015 y 2016 y todos se sobreseyeron. Se trataban de casos de amenazas, daños materiales, un accidente de tráfico con huida y estafa.

En un primer momento se habló de la posibilidad de que hubiera otros implicados. Algunos testimonios apuntaban a dos hombres que habrían huido de la furgoneta. Sin embargo, la Policía desmintió estas información tras investigarlo.

El ministro de Interior alemán, Horst Seehofer, transmitió hoy la solidaridad del Gobierno de Alemania a las víctimas y familiares del atropello suicida.

“Este crimen brutal y cobarde nos ha afectado a todos mucho”, declaró en Münster, al mismo tiempo que transmitió su deseo de que los heridos se recuperen pronto.

Seehofer alabó a la Policía y los servicios de emergencia por su trabajo “absolutamente profesional”. Asimismo, agradeció a los medios de comunicación que no hubieran caído en especulaciones sobre el conductor de la furgoneta y sus posibles motivaciones. “Todos se comportaron con mucha responsabilidad”, dijo.

El suceso muestra una vez más que, por desgracia, no existe la seguridad absoluta, recordó. Por el momento se acumulan claros indicios de que se trató de un hombre que actuó solo y que no existe relación con el mundillo terrorista, declaró Seehofer. Sin embargo, se sigue investigando en todas direcciones, agregó Seehofer acompañado del primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, donde se encuentra Münster.

En un primer momento, muchos temieron que se tratase de un atentado terrorista como el que acabó con la vida de 12 personas en un mercado navideño en diciembre de 2016, cuya autoría reclamó el autodenominado Estado Islámico.

La Policía ha identificado ya a las víctimas mortales. Se trata de una mujer de 51 años, de Luneburgo, y un hombre de 65, de Borken. Mientras, hay cuatro heridos en estado crítico, declaró una portavoz del hospital universitario de Münster.

Por Sophia Weimer y Almudena de Cabo (dpa)