Descubre cómo escoger el juguete más adecuado para los niños, que sea entretenido y educativo al mismo tiempo

Escoger juguetes para los niños puede convertirse en una tarea muy complicada, debido sobre todo a la enorme variedad de juguetes diferentes que nos podemos encontrar hoy en día. El juego es imprescindible para los niños, ya que les ayuda a relacionarse de forma adecuada con su cuerpo y con el mundo que les rodea y les estimula, tanto física como intelectualmente. Por ello, es tan importante que tengan acceso a los juguetes más idóneos.

A continuación, te presentamos algunos consejos para acertar siempre en la elección de los juguetes para los más pequeños.

Tener en cuenta la edad del niño

Uno de los aspectos principales que debes tener en cuenta a la hora de comprar un juguete, es la edad que tiene el niño. Dependiendo de cada edad, los niños tienen unas u otras necesidades, por lo que son más apropiados unos juguetes que otros.

Por ejemplo, los juguetes más apropiados para los niños menores de 6 meses, son aquellos que les ayuden a descubrir diferentes texturas, formas y colores, es decir, los sonajeros, los móviles para la cuna o las alfombras de actividades.

A partir de los 12 meses, cuando ya han empezado a caminar y conocen las propiedades de los objetos, son más interesantes otro tipo de juguetes, como los cochecitos, las bicicletas y los juegos de encajar piezas. Conforme vayan creciendo y adquiriendo otras habilidades, necesitarán otro tipo de juguetes, como los instrumentos musicales, las pinturas, los rompecabezas, las muñecas o otro tipo de juguetes educativos.

Otros consejos para escoger los juguetes idóneos para los niños

Además de considerar la edad del niño antes de decidirse a comprar un determinado juguete, también es importante tener en cuenta los gustos y las preferencias del niño. No es conveniente imponer nuestro criterio, ya que si el juguete no es de su interés pronto se aburrirá de él y no lo utilizará.

Por otro lado, se deben escoger juguetes que estimulen la imaginación y las habilidades del niño, de forma que contribuyan a potenciar sus puntos fuertes y a mejorar los puntos débiles, y le ayude en la adquisición de nuevos destrezas de forma progresiva.

No es conveniente que el niño tenga un exceso de juguetes, ya que esto termina provocando aburrimiento y reduce la imaginación del niño, al tenerlo todo a su alcance. Es preferible tener pocos juguetes, pero de calidad, y que estos sean capaces de estimular la imaginación del niño y de entretenerlo de forma adecuada.