Cuando vamos a una peluquería es cuando nos topamos con el momento de realizar la gran decisión: ¿qué peinado escoger? La combinación entre color y formas del pelo es algo importantísimo ya que, en función de nuestra cara y nuestros rasgos faciales, puede conseguir un efecto mejor o peor.

Esta combinación entre peinado y rostro es la que debe controlarse al máximo para escoger siempre de la forma adecuada y no equivocarse. Por eso, y porque hay muchas personas que nunca terminan de saber cuál es la mejor forma de proceder según cada tipo de cara, vamos a explicar cuáles son las combinaciones adecuadas para que elijáis el peinado perfecto. Si buscas ser un profesional de este sector, esta información también te resultará relevante.

Saber escoger entre un buen y un mal peinado es muy importante para conseguir el mejor aspecto, aquí te ayudamos a saber cómo elegir.

Tipos de rostro y peinado

Ovalado

Aunque, por norma general, este tipo de rostro se lleva bien con casi cualquier peinado y corte posible, lo más recomendable es optar por los rizos ligeros o incluso el largo a media altura, así se resaltan mejor todas sus bondades.

Rectangular

En caso de tener un rostro con una disposición rectangular, los puntos más destacables son tanto el mentón como los pómulos, que suelen quedar más resaltados que el resto. En base a eso, es interesante elegir entre unos rizos medianos con flequillo o incluso un cabello largo con flequillo.

Redondo

Para evitar esa redondez, hay que intentar que el rostro parezca alargado, por tanto, se debe evitar siempre que el pelo quede a la altura de la barbilla o por encima de esta. Así, lo mejor es solicitar siempre o realizar peinados largos. El cabello liso alargado, una coleta rizada a un lado o un flequillo alargado son tres opciones recomendables.

Cuadrado

De forma similar a los rectangulares, los rostros cuadrados marcan considerablemente los pómulos. En base a eso, es totalmente recomendable suavizar todos los ángulos recurriendo a peinados escalonados, a rizos que sean largos o incluso un flequillo corto con la raya a un lado.

En “V”

En estos casos, la agudeza del mentón es algo que se debe disipar acentuando los rasgos superiores y, sobre todo, las mejillas. Para conseguirlo, lo mejor que se puede hacer es optar por una coleta lateral, un peinado en forma de cascada o incluso unos rizos con una longitud media de pelo.

Rombo

En estos casos hay que intentar que la zona de las mejillas se suavice al máximo, evitando siempre tener el cabello liso. Así, el peinado pixie se presenta como una buenísima opción junto con algo largo a mediana altura y con la raya a un lado o un pelo ondulado con un flequillo bastante voluminoso.