Pekín, 22 mar (dpa) – China se adelantó hoy a las sanciones comerciales que podría aplicar Estados Unidos, alertó del peligro de una guerra comercial y llamó al resto de países a “permanecer firmes” ante las medidas proteccionistas de Washington.

“Como no parece que Estados Unidos vaya a corregir su curso, otros países deben dejar de esperar quedar exentos de sus disparos proteccionistas y volverse más firmes ante ellos”, escribió el periódico “China Daily”, cercano al Partido Comunista.

La Casa Blanca había anunciado horas antes que el presidente Donald Trump anunciará hoy medidas contra “la agresión económica china”. Según los medios estadounidenses, podrían aplicarse tasas a los productos chinos por un valor de hasta 60.000 millones de dólares. El motivo esgrimido por Washington es que China infringe las leyes de propiedad intelectual y presiona a las empresas estadounidenses en su territorio para que transfieran tecnología.

Independientemente de esto, Estados Unidos ya había anunciado tasas aduaneras sobre las importaciones de acero y aluminio procedentes de varios países, pero que no afectaban especialmente a China, porque de este país apenas procede menos del dos por ciento de las importaciones de acero estadounidenses.

“El resto del mundo tiene que unirse para evitar una guerra comercial”, señaló el periódico. La historia ha mostrado que “los pinchazos del proteccionismo” al final pueden convertirse en los “disparos de una guerra”.

Los observadores creen que como represalia a las sanciones China impondrá tasas aduaneras a la importación de productos agrícolas estadounidenses, como la soja. Se verían afectados sobre todo los productores rurales, que en muchos casos se consideran votantes de Trump. Asimismo, los chinos podrían dejar de comprar al fabricante estadounidense de aviones Boeing y hacer más encargos al europeo Airbus.

Como reacción al creciente proteccionismo de Estados Unidos, la cúpula china se presenta ante el mundo últimamente como defensora del libre comercio. El primer ministro, Li Keqiang, prometió una mayor apertura este martes en la sesión final del Parlamento, el Congreso Nacional del Pueblo. China planea reducir tasas aduaneras y facilitar el acceso de inversores extranjeros a sectores como el cuidado de ancianos, los tratamientos médicos, la educación y el sector financiero, dijo Li.

Sin embargo, las firmas extranjeras observan con escepticismo estos anuncios, ya que muchas de ellas llevan tiempo quejándose por el trato desigual que sufren en la República Popular. Mientras que compañías chinas pueden comprar, por ejemplo, otras alemanas por varios miles de millones sin ninguna dificultad, en China muchas puertas siguen cerradas.

Además, en promedio en el gigante asiático rigen más tasas aduaneras que en Europa y Estados Unidos, donde las barreras comerciales eran hasta ahora de las más bajas.