(dpa) – El cantante Bruno Mars ganó hoy seis premios Grammy, todos a los que estaba nominado, y se llevó entre ellos el de Mejor Canción del Año y Mejor Álbum del Año, en la entrega número 60 de los galardones celebrada en Nueva York.

“24K Magic” y “That’s what I like” también reinaron en la ceremonia con los gramófonos a Mejor Interpretación de R&B, Mejor Canción R&B, Mejor Álbum de R&B y Mejor Diseño de Álbum, que fueron entregados en una gala previa.

“A mi papá, si estás viendo esto papá, te amo. Mírame, estoy en los Grammy en este momento”, dijo emocionado el cantante nacido en Honolulú hace 32 años, que cuenta con tres discos y tiene como principal inspiración a Michael Jackson y Elvis Presley.

El hawaiano igualó en gramófonos al rapero Lamar Kendrick, quien se llevó en su género los premios a Mejor Canción, Mejor Álbum, Mejor Interpretación, Mejor Producción del Año, Mejor Video y Mejor Actuación, junto a Rihanna con “Loyalty”.

Aunque “Despacito” se perfilaba como favorita desde las nominaciones, no logró ninguno de los tres galardones a los que estaba postulada, dos de ellos frente a Mars. No obstante, cumplió su cometido e hizo vibrar a los miles de asistentes al Madison Square Garden al ser interpretada por Luis Fonsi y Daddy Yankee.

La ceremonia, precedida por una alfombra roja llena de rosas color blanco como muestra de solidaridad con el movimiento Time’sUp que lucha en contra del acoso y el abuso sexual, estuvo marcada por manifestaciones de protesta a la actualidad norteamericana.

El arranque fue del rapero Kendrick Lamar, quien junto al cantante de U2, Bono, y al irlandés Dave Howell Evans, conocido como The Edge, apareció rodeado de uniformados camuflados, entre banderas estadounidenses.

En el escenario brillaron también Lady Gaga, Sam Smith, Pink, Cardi D, Sting, Rihana, Kesha, Elton John, Miley Cirus, Alessia Cara y Patti Lupare, quien interpretó desde una plataforma la canción “No llores por mí Argentina”.

A la protesta en contra de la desigualdad de género manifestada por la cantante Janelle Monáe se sumó la cubano americana Camila Cabello, quien en una sentida intervención se refirió a los “dreamers”, los jóvenes indocumentados que crecieron desde niños en el país.

“Hoy en este lugar lleno de soñadores de la música, recordamos que este país fue construido por soñadores que persiguieron el sueño americano”, dijo Cabello de 20 años al recordar la forma como llegó a Estados Unidos proveniente de Cuba.

La gala dirigida por el actor y comediante inglés James Corden también tuvo espacio para el polémico libro “Fire and Fury” de Michael Wolff, que supuestamente revela secretos de la Casa Blanca y el presidente Donald Trump.

Corden invitó a cantantes como Cher, Snoop Dogg y DJ Kahled a leer algunos fragmentos del libro, además de la ex candidata presidencial Hilary Clinton.

Dentro de los ganadores elegidos por los 13.000 miembros de la Academia de Grabación estadounidense se destacaron también Alessia Cara como Mejor Artista Nuevo y Ed Sheeran con “Shape of you” como Mejor Performance Pop.

Además, fueron premiados en una gala previa la cantante colombiana Shakira como Mejor Álbum de Música Pop Latina, el puertorriqueño Residente, Mejor Álbum de Rock Latino, música urbana o alternativa; Aida Cuevas, Mejor Álbum de Música Regional Mexicana; y Rubén Blades, Mejor Álbum de Música Tropical Latina.