Tel Aviv/Gaza, 18 mar (dpa) – Aviones de combate israelíes atacaron en la noche del sábado objetivos en la Franja de Gaza después de que un artefacto explosivo estallara en la valla fronteriza que separa Israel del territorio palestino, informó hoy el Ejército israelí.

El portavoz militar israelí Jonathan Conricus dijo ante la prensa que Hamas había intentado cavar un nuevo túnel para comunicarlo con otro antiguo que había sido destruido parcialmente durante la Guerra de Gaza en 2014.

“El método con el que hemos neutralizado o destruido este túnel es diferente a los usados en el pasado y no permite que pueda ser reutilizado”, aseguró el portavoz.

Conricus acusó a Hamas de intentar “escalar la situación a lo largo de la valla fronteriza”. Por su parte, la organización radical palestina acusó a Israel de pretender “intimidar y aterrorizar a la gente (en Gaza)” para impedir marchas de protestas programadas para llevarse a cabo junto a la frontera.

Los ataques de la aviación israelí en la noche del sábado se dirigieron contra un objetivo militar en la Franja controlada por la facción radical palestina Hamas. Según Hamas, los aviones israelíes dispararon 18 misiles, sin que haya informaciones de víctimas.

En la tarde del sábado, tanques israelíes ya habían lanzado granadas contra la parte oriental de Gaza, poco después de la detonación de un artefacto explosivo supuestamente colocado en la frontera por extremistas palestinos. Nadie resultó herido.

También hubo explosiones el pasado jueves. La web israelí “Ynet” informó que la del sábado fue la quinta detonación de ese tipo en tres meses. El mes pasado, cuatro soldados israelíes resultaron heridos e Israel respondió con bombardeos a gran escala contra Hamas, que controla la Franja de Gaza desde junio de 2007.

Hamas, considerada grupo terrorista por Estados Unidos, la Unión Europa y Israel, no ha reclamado la autoría de las detonaciones, que podrían ser obra de grupos menores y facciones escindidas que operan en la Franja.

El servicio secreto interno israalí, el Shin Bet, informó entretanto de la detención de un presunto atacante en la ciudad cisjordana Nablús, durante la noche, sospechoso de haber apuñalado a un israelí cerca del asentamiento de Ariel el mes pasado.

El viernes, dos soldados israelíes murieron y otros dos resultaron heridos al ser arrollados intencionalmente por un palestino con su coche.