Berlín/Schleswig, 9 abr (dpa) – Alemania calificó hoy de “malentendido” la polémica desatada por presuntas declaraciones de la ministra de Justicia, Katarina Barley, sobre la decisión de un tribunal alemán de desestimar el cargo de rebelión por el que España pide la entrega del independentista catalán Carles Puigdemont.

“No hubo ninguna entrevista ni ninguna declaración autorizada de mi ministra”, señaló el portavoz del ministerio de Justicia, Piotr Malachowski.

El vocero dijo que Barley había contactado por teléfono a su par español, Rafael Catalá, para aclarar “el malentendido”.

El diario “Süddeutsche Zeitung” se hizo eco el viernes por la noche de dichos de la socialdemócrata Barley en el sentido de que consideraba “absolutamente correcta” la decisión de la Justicia alemana y opinaba que no sería fácil para España argumentar la entrega de Puigdemont por malversación de fondos.

Preguntado sobre si la ministra había hecho efectivamente estas declaraciones o si habían sido formuladas “off the record”, Malachowski declinó contestar y destacó que Barley no efectuaría comentarios sobre una caso judicial en curso.

La noticia sobre los dichos de Barley causó irritación en el Gobierno español. El ministro de Exteriores español, Alfonso Dastis, tachó el sábado de “desafortunadas” esas palabras y recordó que la orden de detención europea busca precisamente que este tipo de cuestiones queden “entre jueces” y ajenas a “opiniones políticas”.